Logo-blanco-2

Adaptación de la Teoría del Caos o Efecto Mariposa a nuestra industria financiera

Este artículo fue leído por 437 personas
Por Jazmín Cuch, Gerente de Recupero de Créditos. Banco Comafi S.A.
02/09/2022

Una mariposa aletea en china y causa un huracán en Nueva York. Adaptación “Teoría del Caos (o Efecto Mariposa) ”.

Especialmente, a partir de la crisis económica-financiera de México en 1994/1995 y su efecto global conocido como Tequila, se restauró una nueva economía global. Es decir, esta nueva economía se inició, no sin crisis, sino a través de ella. 

De tal modo, prosperaron economías integradas e interdependientes. En este escenario, no existen límites que contengan los efectos de las crisis, éstos se expanden sin fronteras que actúen de contención. Hoy, una guerra físicamente lejana nos impacta inmediatamente en nuestra economía doméstica. 

Aplicando este orden de conceptos y adaptando la teoría del caos a nuestras industria, cabe recordar que no hace mucho, el aumento de morosidad en el mercado subprime americano – que representaba tan solo el  1% de los préstamos hipotecarios de Estados Unidos  – generó una crisis en los mercados mundiales. 

Entiendo que muchas veces el apetito al riesgo es voraz, especialmente cuando hay liquidez, dado que todos parecen solventes, pero es importante regular el moral hazard y como entidades financieras prevenir y corregir errores forzados y no forzados para desincentivar los comportamientos oportunistas de asumir mayores riesgos que los óptimos y alcanzar la estabilidad sistémica. Cualquier desequilibrio de pesos y contrapesos en cualquier de sus partes repercute en el todo. 

Es responsabilidad de cada uno de los protagonistas de la industria mantener el ecosistema financiero lo más higiénico posible, especialmente el nuestro que es lo suficientemente pequeño y conexo que requiere acciones conjuntas para robustecerlo  y mantenerlo saludable, fortaleciendo valores financieramente virtuosos. 

Como corolario me permito citar un antiguo poema inglés para que nos ayude a reflexionar, a saber, “Por un clavo se perdió una herradura. Por una herradura se perdió un caballo. Por un caballo se perdió un jinete. Por un jinete se perdió una batalla. Por una batalla se perdió un Reino.“ (Anónimo)

Aplicando este orden de conceptos, es imperativo que cada uno de los actores del mercado encaucen su disciplina económica-financiera para asegurar los “Clavos” y evitar así, la pérdida de “Reinos”. 

 

Por Jazmín Cuch, Gerente de Recupero de Créditos. Banco Comafi S.A.
02/09/2022

¡Suscribite a nuestro newsletter
para no perderte nuestras novedades!

¿No tienes cuenta?  Registrate aquí